lunes, 27 de febrero de 2017

LAS INPERCEPTIBLES CARCELES IDEOLOGICAS II

   
                                           

                                                            PARTE  y I I 

 

        Por Beniezu


    Ya hace un tiempo que publique un artículo titulado “El apoliticismo como arma engaña bobos” donde se expones las consecuencias de la guerra soterrada que la burguesía desarrolla  en una imperceptible “Batalla de ideas” contra la clase trabajadora a la que  modela y encauza  hacia aquellas matrices de opinión que le desarmen como clase trabajadora, que vacíen su mente de aquellos conceptos de clase para sumirles en un vacío político mental que les desarmara  como sujeto político diferenciado y de clase, cosa que supondrá para la clase trabajadora ser una especie de pelele sin identidad propia, una masa impersonal , una marioneta a los caprichos de la burguesía que no solo le explotara económicamente sino le que negara sus derechos políticos de clase incluido el derecho a implementar un Estado  al servicio de la clase social trabajadora. Lo cual supondrá para los trabajadores, en términos de futuro ,ser una clase social satanizada eternamente sin derechos y sin futuro.   

      Y en esta peculiar Guerra ideológica toda la “maquinaria de guerra”, mediática  será activada para crear  una especie de zombis ideológicos unificados con cerebros vaciados de aquellos conocimiento que de poseerlos, harían  de las clases  explotadas y oprimidas seres peligrosos porque descubrirían la cruda realidad de su situación de explotación y alienación. Se trata pues de ocultar la verdad de engañar y entretener con señuelos para calmar y enredar a las masas. Masas que serán bombardeadas con todo un mundo  alienante y ficticio que el Sistema  selecciona para crear aquel modelo de “ser´ ideal, conformista, dócil, ignorante, apolítico, y sobre todo interclasista ....etc. que solo se dedique a producir y consumir y asistir al futbol, un “espécimen” ideal con el que suenan todos las burguesías mundiales, unas masas amorfas de seres apolíticos y conformistas hasta de sus peores males, como  resultado de un vaciado mental tras un continuo y sinuoso lavado de cerebrso. En aquel artículo decía sobre los llamados "apolítico” ……“ Por eso suena a ridículo  cuando alguien se autodefine como “apolítico” y  orgulloso de no dejarse “engañar” por ninguna ideología. Sin darse cuenta de que el mismo es el prototipo del ciudadano  idiota al que  le han adoctrinado sin haberse enterado, de que ha sido víctima de un vulgar “tocomocho político” pues sin percibirlo está asumiendo la doctrina que el Sistema le está inyectando en su cerebro desde su tierna edad  día y noche para que junto a la gran masa adocenada "apolíticamente” baile a la música que el Régimen toca, que no es otra que  la  aceptación como “natural y apolítico” el status político imperante, (este puto Régimen) y le haga participe de el además de darle legitimidad, como otros muchos millones  de ciudadanos y sin enterarse “….(1)




           Qué duda cabe que  la actitud indolente y conformista  de estos ciudadanos con el Sistema son consecuencia  de la soterrada ”Batalla de ideas” que insistentemente  el Sistema implementa para modelar los cerebros de la población , en una guerra soterrada donde la clase trabajadora está siendo derrotada todos los días sin que lo perciban siquiera .  La inevitable confrontación ideológica, que en su día  los trabajadores tendrán que enfrentar al mundo conceptual burgués, Y esta  será una de las prioridades de trabajo que la vanguardia revolucionaria deberá implementar. Hablamos de la necesaria “Batalla de ideas.” A la que la clase trabajadora tendrá que enfrentarse no de forma derrotista    sino de forma constructiva y activa
        Previamente deberemos descubrir y clarificar la matriz o valores en los  cuáles se apoya la burguesía para desorientar y desarmar ideológicamente a los trabajadores. Debemos descubrirlos  para  neutralizar su efectividad,  puesto que quien descubre a un ladrón y sus malévolas intenciones habrá mermado la mitad de su efectividad. Y estos, los más importantes, serian aquellos  basamentos  ideológicos en los que la burguesía que se apoya  y son con los que  que se pretende confundir y derrotar a la clase trabajadora.  Los más importantes serian :  

(a)   En lo social. El individualismo y la  competitividad como contra valor a los valores de la  solidaridad.

(b)  En lo económico: lo privado y las privatizaciones como contra valor a lo público.

(c) En lo político: la "democracia representativa”  como contra valor a la democracia participativa y activa.

 
           Estos serian  los más importantes contra valores ideológicos o matrices de opinión  que el Sistema pretende implantar entre la población para neutralizar los valores objetivos propios de la izquierda.

                                                         EL INDIVIDUALISMO

            La matriz dominante del american way of life”,  o el “sistema de vida americano” esta hasta en la sopa que comemos, pues en esencia se trata de uno de los máximos valores de la ideología burguesa en su sentido más práctico y vulgar, y cómo no, lleva el apellido de los EEUU el ejemplo hegemónico del modelo económico del capitalismo en que fijarnos como ejemplo a ensalzar e imitar. Aunque en los últimos tiempos, por aquellas y por estas tierras los  ejemplos de bonanza y desarrollismo se truncaron estrepitosamente  por culpa de las propias  contradicciones internas del modelo  productivo capitalista, que se esta tornando problemático e inoperante y que está minando rápidamente las “esencias” del capitalismo, sobre todo por la disminución galopante de las tasas de ganancia.
       Y en aquellos argumentos del individualismo estarían incluidos todas aquellas formas del desarrollismo económico yanqui; la competitividad, el consumismo sin freno, la ostentación ,las modas, el culto al “éxito” económico, por supuesto, la sublimación al líder vasado en su capacidad de emprendedor individual y a su poder económico alcanzado. etc.et. En una palabra  todas aquellas actitudes político, sociales, económicas etc. que propicien y ensalcen “el triunfo” personal  del individuo, hasta alcanzar las cotas más altas de la fama, poder e influencia  a costa, si fuese preciso, de pisar al prójimo, y donde se mide más el valor de las personas por los bienes materiales que han conseguido que por sus actitudes morales personales. Actitud esta que implica en si una notable carga de desprecio hacia los valores de la solidaridad y del interés hacia el bien social de la colectividad considerando a esta  como sujetó político central por encima del individuo.

     
          La ideología burguesa ,a través de sus modelos y referencias no suele proliferar en alabanzas  y apologías hacia la solidaridad humana ,y si lo hace será descontextualizada de sus referencias políticas ligadas a las políticas de izquierda, aquellas donde se enlaza La participación colectiva  y solidaria como valor social, como referencia y modelo social a imitar .  Lo hará siempre como un valor humano Intrínseco sin ningún tipo de conexión al modelo socialista de entender la política , donde la solidaridad entre iguales es la matriz de su  ser.

                                                            LO PRIVADO

          La privatización de los servicios públicos; enseñanza, sanidad, transportes, administración etc. diríamos que es un bocado apetecible para el capitalismo, es su obsesión y su razón de ser pues es obvio que estando la administración política del estado bajo su control suelen aprovechar las situaciones de crisis como disculpa, y frecuentemente estos problemas suele ser la propia administración quien los crea expresamente para ese fin.

        Para la burguesía el Estado perfecto será aquel donde todo tipo de servicios estaría en manos de empresarios particulares  que siempre sería un buen negocio pues ciertamente lo suele ser apropiarse de un negocio previamente financiado y montado con el dinero público y aprovechado por empresarios privados. Pues, ya se sabe, para eso son la clase  dominante y dirigente.

     Y claro está la diferencia esencial entre lo público y lo privado suele estar en la calidad y en la intencionalidad de ese servicio. En lo público, cuando la administración está en manos de políticos responsables que entienden que los servicios deben ser eficientes y al servicio de la población como prioridad. Pero claro en un modelo de estado burgués donde la clase dirigente, la burguesía, es la que ostenta el poder, no se les puede pedir que se transforme en socialista y priorice la asistencia a los valores socialistas.

         Y así, en los últimos tiempos neoliberales, tiempos de crisis  donde acaba una comienza otra, el recurso para los capitalistas suele ser la privatización, pues los empresarios necesitan acumular capital, es como la sangre al cuerpo humano, se mueren sin él. Y esto supone que el que paga el pato suele ser las clases trabajadoras que se quedan sin asistencia médica y tienen que recurrir a la privada.

       Y en el Hospital privado su prioridad suele ser el lucro y la ganancia en primer lugar. Si un paciente no dispone de dinero se queda sin servicio. No es difícil entender que la asistencia sanitaria siempre será más eficiente siendo publica pues su misión es  la de dar un servicio social a la población, tal cual la educación y todos  los servicios básicos para la población  nunca deberían regirse en parámetros de lucro. Esta es una de las diferencias esenciales entre el modelo capitalista de gestión y el modelo socialista.

       No olvidemos las diferencias básicas entre un modelo de Estado socialista y un modelo capitalista, en el primero su razón de ser es la de servir a la sociedad lo mejor posible, pues esta es la única destinataria de su gestión.  En el modelo capitalista la razón de ser del Estado  es servir en primer lugar a las clases oligarcas  propiciándoles  el lucro y la acumulación de capital  si este no da, se cierra la barraca.

      
   

 LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y ACTIVA CONTRA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA

        La ‘’Democracia representativa’’ que promueve la burguesía en su modelo de democracia no deja de ser uno más de sus ‘’tocomochos’’ ideológicos.  Porque a quien representa aquel político en el cual el trabajador ha dado su voto. Seria representativo si el partido al que perteneciese el candidato fuese de identidad proletaria, es decir un partido y un programa al servicio de los trabajadores, y en este modelo de estado burgués, no se reconoce la identidad proletaria y sus programas revolucionarios. Identidad que seria ,necesaria para implementar un partido comunista integral, es decir que pudiera a través de los votos instaurar un Estado Comunista, con sus consabidas medidas políticas y económicas , la principal sería la de abolir la propiedad privada de los medios de producción. Y eso, el lector, sin ser un experto en política sabe que sería utópico absurdo e inviable porque para ello sería necesario la revolución, es decir cambiar el signo del Estado, al servicio de la clase trabajador, arrebatándoles de la manos de los burgueses, cosa que nunca lo han permitido ni lo van a permitir, pacífica y democráticamente, será siempre necesaria la revolución.

         Y de ahí viene la trampa, los trabajadores voten a quien voten siempre será a partidos burguesas, es decir que solo reconocen la identidad burguesa y su modelo de estado, luego es una pérdida de tiempo, es  qué duda cabe, legitimar un modelo de estado opresor y engañabobos

        Y por otra parte el sistema electoral burgués es una buena herramienta política para la burguesía, pero para los trabajadores es una burla y un engaño, y este camino a veces ha supuesto para las izquierdas un autentico fracaso pagado  en sangre, pues en aquellos escasos casos donde las mayorías trabajadoras han alcanzado un gobierno progresista  y ha pretendido implementar programas sociales a su favor este ha sido barrido en un baño de sangre, Franco y su millón de muertos lo atestiguan.  

       Así pues si los trabajadores quieren un gobierno que los defienda previamente deben instalar un Estado que esté al servicio de los trabajadores, y para ello nunca lo lograran con el sistema de representación burgués porque estos políticos están ahí para hacer políticas burguesas. Y esto es consecuencia del sistema político representativo de la clase social burguesa que está diseñado por la burguesía y para la burguesía. Para esta clase social el sistema de representación es perfecto pues los votantes solo se limitan a votar a partidos burgueses que presentan candidatos burgueses. Sus votos solo sirven para legitimar el Sistema. Puesto que los gobiernos surgidos deben moverse dentro de los esquemas y limitaciones de un Estado burgués que está diseñado para servir a la burguesía. Y en caso  excepcional de ser elegido un partido progresista y pretenda hacer reformas político- económicas  favorables a los trabajadores…. Las consecuencias históricas ya las conocemos. Golpe de estado represión y muerte… y escarmiento para los trabajadores por haber querido salirse de las normas implantadas por los jefes burgueses   

    Este modelo de democracia llamada “representativa “para la  clase trabajadora no deja de ser un engaño descomunal, porque no la representa. En política la representación se debe dar en parámetros de identidad. Y esta vendría representada en los partidos  En el Estado español cual es el  partido que tiene identidad de clase proletaria. Qué partido propugna la revolución socialista, la abolición de la explotación del hombre por el hombre,  y la expropiación de la propiedad privada de los medios de producción etc. etc. Ninguno claro sobre todo porque esta prohibido por la Constitución que la escribieron los burgueses.

      A la clase trabajadora se le niega su derecho a tener identidad propia tal como lo tiene la burguesía que le permita competir en plan de superioridad no solo para formar un gobierno propio sino también un ESTADO y una Constitución propia tal y como lo hacen y sin ser mayoría real. Sus mayorías son trucadas pues siempre ganan los partidos burgueses. La burguesía tiene el poder del Estado y no es tan idiota como legalizar un partido auténticamente revolucionario. Lo he dicho para que el lector comprenda  la gran farsa que supone su “democracia” pues está basada en mentiras. Y esta farsa de “democracia representativa”es un camelo pues los llamados representantes de la clase trabajadora son unos políticos que solo representan a los intereses de la burguesía y a su modelo de estado de explotación capitalista 


       La autentica representación política que los trabajadores podrán asumir es aquella representación directa participativa y activa. Y para entender estos valores debemos centrarnos en el significado de la identidad de clase, de clase trabajadora, antagónica a la burguesa. Sera necesario vaciar nuestro cerebro del concepto de representatividad burgués que se basa en la delegación de poderes políticos por medio del voto masivo y engañoso de su modelo electoral, donde se valoriza exclusivamente  el valor numérico o cuantitativo y se desprecia olímpicamente el valor cualitativo de las clases sociales y sus intereses antagónicos es decir el voto de identidad de clase. Se misturan dos valores antagónicos en forma de votos,  para beneficio exclusivamente de los intereses de la  burguesía, ninguneando y relegando a los trabajadores al ostracismo permanente, robando descaradamente unos votos cualitativamente diferentes para  entregárselos, descaradamente a la burguesía y así el poder político, en una descomunal farsa de la cual, los trabajadores ni siquiera se enteran  dado el grado de manipulación y desorientación política al  que son sometidos. 

          A los trabajadores, dado el grado de manipulación y dejación al que son sometidos, solo les queda la organización participativa y activa. Tal y como decía quel filosofo popular aquello que te interesa de verdad solo lo podrás hacerlo tu personal y directamente.  Ciertamente poco se puede confiar de un montaje creado por la burguesía para su propio beneficio y a costa de los trabajadores. La delegación del voto en un personaje que suena con llenarse los bolsillos gracias al voto recibido poco se puede esperar de él. Y los trabajadores deben considerar dos cosas fundamentales. Primero que en política las leyes básicas están regidas por las leyes de la lucha de clases , proletariado versus burguesía, y segundo , hoy y ahora domina la burguesía ,domina y machacara a los trabajadores cada vez más , no porque son unos canallas , lo hacen por espíritu de supervivencia, pues si dejan de acumular capital son destruidos por la competencia. A los trabajadores solo les queda, también, por supervivencia, pelear, y pelear, y su mejor arma es la organización y la concienciación de su naturaleza de clase.

      Y aquí entramos en la organización como arma de lucha, que tendrá como base la  democracia participativa y activa. Olvidada la tomadura de pelo del sufragio universal burgués. A los trabajadores les queda la organización, las asambleas  de barrio de fábrica, de universidad…. De esas asambleas saldrán los militantes activos, los delegados, las consignas  etc.  Que a su vez se interconectaran con otras asambleas .etc. etc. De esos e trata de una dinámica en cadena  activa con representatividad directa  Estos son los mecanismos de la lucha representativa directa y activa. Que sin duda nos llevaran a niveles superiores de organización y máxima representación desde las bases.
(1)https://beniezuma.blogspot.com.br/2015/03/el-apoliticismo-como-arma-enganabobos.html